Lo mejor de la información de México y el mundo

facebook X Instagram Youtube TikTok
Media

Taylor gona hate

Se reveló que Swift es la celebridad más contaminadora, las emisiones de sus vuelos privados contaminan mil 184 veces más que una persona promedio en todo un año.

Publicado el

Por: Carolina Hernández

Escuchar artículo

SAN PEDRO GARZA GARCÍA, Nuevo León.- Hola qué tal, yo soy Carolina Hernández y este es Sin Esdrújulas, tu micro mini podcast en el que escribo cosas para luego leerlas y hacer enojar mucho a quienes aman tanto a Taylor Swift que se niegan a aceptar que sus viajes en avión para ir por tortillas le hacen mucho daño al planeta.

Primero déjame que te cuente qué pasa con Taylor y por qué no importa que yo separe el tetra pack mientras ella y su 1% de amiguis ricos en el mundo estén usando vuelos privados como si fueran gomitas de CBD.

Un reciente estudio de Oxfam reveló que el 1 % más rico de la población mundial generó en 2019 la misma cantidad de emisiones de carbono que los 5mil millones de personas que componen los dos tercios más pobres de la humanidad.

El informe detalla que se calcula que cualquier persona perteneciente al 99% más pobre de la humanidad tardaría alrededor de 1,500 años en generar las emisiones que los multimillonarios más ricos producen en un año.

O sea, yo necesitaría unos 800 años para llegarle al cochinero que está dejando Taylor.

Y sí, hater gona hate, pero es que sí nos dan razones.

¿Pero si tú como yo te pierdes todos los chismecitos de la farándula por andar buscando peliculas de autor en la cineteca, te cuento rápido por qué el tema es Taylor y no los demás.

Nomás para que tengas conexto.

Todo comenzó en agosto del año pasado cuando se dijo que despues de cada concierto de Taylor en el Foro Sol de la Ciudad de México, ella regresaba a dormir a Estados Unidos, the land of the braves.

Este rumorcillo lastimó el patriotico corazón de algunos (qué tiene México, que no tengan los United???) pero no fue cierto. Al menos, no se comprobó.

Lo que sí se comprobó es que, un estudio realizado por la agencia británica Yard, basado en los datos aportados por la cuenta Celebrity Jets, analizó la cantidad de contaminantes que emiten los famosos cuando hacen uso de sus aviones privados para realizar viajes. ¿Y quién creen que le ganó a todos como en los Grammys?

Ajá, la Taylor.

Yard reveló que Swift es la celebridad más contaminadora, las emisiones de sus vuelos privados contaminan mil 184 veces más que una persona promedio en todo un año.

De acuerdo con The Guardian, 12 de los hombres más ricos del planeta producen al año tantos gases invernadero con sus aviones privados, su yates, sus coches, sus mansiones y sus inversiones financieras como las generadas por las necesidades energéticas de una ciudad de dos millones de hogares.

¿Y quién creen que encabeza la lista de esos 12 broders?

Nuestro Carlitos Slim, como de que no.

Le sigue Bill Gates, quien por ciento en un acto de solo un hombre blanco podría tener, es autor de un libro que se llama Cómo evitar un desastre climático.

El asunto es que hay una frustración, genuina a mi parecer, cuando pensamos que hay una buena cantidad de personas que buscamos poner nuestro granito de arena para reducir nuestro CO2 personal, ya sea tratando de tomar leche que no es leche y sabe a cartón con agua o bañándonos a jicarazos (hola Monterrey) o separando el cartón del plástico.

Y es que nos hemos comprado la idea de que el cambio empieza por una misma.

Yo por lo menos, ya les conté, tengo ataques de amciedat ecológica pensando en toda la basura que genero (no en mis contenidos si no en la casa) lloro en el baño solo de imaginar el impacto de mi huella ecológica porque compré bolsas ecológicas para el super y ahora resulta que eso también estuvo mal.

Y ojo, no significa que no sigamos haciendo pequeños esfuerzos y señalando a quienes también deben hacer lo propio, pero hacernos creer que el mundo se va a la mierda a causa de que no nos bañamos en 3 minutos es una propaganda que ha trasladado la responsabilidad de las corporaciones a los consumidores.

Y ya estuvo.

Voy a abrir la llave del agua.

Ah, no tengo.

Noticias Relacionadas